15.2.11

ESTRELLAS EN EL CIELO

6 de julio de 1998


- Quiero salir a mirar un rato las estrellas.- le dice la inocente niña a su padre.
- Vale. - va a la cocina y se sirve un vaso de gazpacho; es verano y hace calor.


Se dirigen hacia la terraza. A fuera, a donde no llegue la luz de las farolas de la calle, así pueden ver mejor el cielo estrellado. Y hoy hay luna llena.
Se quedan un rato en silencio, con la cabeza alzada, mirando al oscuro cielo.
Ella, buscando la estrella elegida. Ya la ha encontrado.


- Mira papá, esa estrella de ahí, la que es tan grande y brilla más que todas, esa, es el tito. Nos está mirando. - Y presa de su fantasía levanta la mano y esboza una gran sonrisa. - Salúdale.


Y su padre le hace caso. Sonríe y mueve la mano a modo de saludo a su hermano. Le viene a la mente recuerdos. Recuerdos que vivieron juntos. Recuerdos bonitos, recuerdos amargos. Se le hace un nudo en la garganta y los ojos se le empañan. Pero intenta no llorar. Y lo consigue, Noelia no se ha dado cuenta.


- ¿Sabes que papá? Yo creo que las personas cuando se mueren, se convierten en estrellas. Así por la noche podemos salir a fuera y verlas. Y así saben que estamos pensando en ellas cuando nosotros las saludemos.
- Claro que si. Las estrellas aunque no siempre las veas sabes que siempre están ahí arriba, en el cielo, encima tuyo, mirándote y sonriendo.
- Cuando el tito murió, ¿viste salir su ángel de su cuerpo e ir hacia el cielo?
- Si.- No puede más, una primera lágrima empieza a caer mejilla abajo por su rostro.- Es tarde, tienes que irte a dormir. Vamos, entra ya.


Y Noelia se queda con esta última imagen, la que imaginó cuando le comunicaron la triste noticia.
El alma de su tío saliendo de su cuerpo, con unas enormes alas blancas y sonriendo, dirigiéndose hacia el cielo; allí donde se había convertido en la estrella más grande y brillante de todas las que había.




Añorada inocencia. ¿Dónde estás? Supongo que al no creer nunca en Dios, necesité de mi propia imaginación para poder recordar a las personas que se van de una manera significativa y bonita. 
A día de hoy sigo mirando al cielo. 


3 comentarios:

  1. Que bonito :) Cada uno cree en una cosa diferente, si tu miras así a las estrellas, adelante, y al que no le guste, que se de la vuelta y no mire.
    Un besazo :)

    ResponderEliminar
  2. Te invito a pasar por mi blog; en el escribo mi libro, basado en el sueño que tuve una noche y del cual no queria despertar. Es una mezcla de fantasia, aventuas, magia pero sobre todo de amor.... Si quieres leerlo aqui te dejo el link gracias =) http://yarahaguayfuego.blogspot.com/

    ResponderEliminar